Temas

Espacio y Filosofía

¿Qué estancia es ésta?
¿Te gustaría estar?
¿Pensar, reflexionar, orar? ¿Dónde está la diferencia?

11 comentarios:

Kore dijo...

Ostras! Pues al principio me parecía una iglesia pero ahora no sé qué decirte...

En cuanto a la diferencia orar/pensar/reflexionar...
Pensar es tener en mente algo determinado, simplemente.
Reflexionar es tener en mente ese algo determinado e intentar descubrir sus por qués, sus cómos...
Orar es comunicarse mentalmente con un ser superior...¿?

Qué mal me explico...

Miski dijo...

Hola...acabo de descubrir tu blog y estoy perplejo...es para pensar un buen rato. Yo diría que la foto corresponde a la sala de un museo o de un lugar de exposiciones.
Un saludo.

Beatriz dijo...

La sala parece la de un museo. Parece un sitio tranquilo. Si está así, sí me gustaría estar, aunque no sé yo si al final no me daría un poco de miedo :p Tan sola en un museo. Con lo que quizá no acabaría ni pensando, ni reflexionando ni orando :p

Juan Diego Caballero dijo...

jjajajaj.
Veo que traes loca a la gente con tus propuestas de pasatiempos, incluso a quienes se manejan en esto del arte con soltura. Felicidades.
¡Si Rothko levantase la cabeza!
Por cierto, pensar y reflexionar vienen a ser lo mismo. Orar es dejar de pensar, algo casi inhumano, para encomendarse a un ser superior.
Saludos cordiales,
ENSEÑ-ARTE

Maria dijo...

Enhorabuena por el blog, me parece genial.
Creo que es una sala de exposiciones o un museo.
Pensar = divagar.
Reflexionar = analizar
Orar = repetir un mantra sin mas
Digo yo, no sé

Maria dijo...

Rectifico:Es una estancia virtual,3D

av[artist] dijo...

Pues a mí también me parece la sala de un museo y diste en el clavo porque para mí estos espacios representan un lugar para reflexionar, pero también para orar... son las iglesias del siglo XXI!

JLPA dijo...

Muchas gracias por todas vuestras respuestas y reflexiones. Aquí os dejo la respuesta ilustrada de ENSEÑ-ARTE.

Mónica dijo...

¡Cómo mola!

MANUEL DELGADO dijo...

Me uno a juan diego caballero y voto por Rothko y su capilla casi de despedida. Serenidad absoluta, aunque unida en mi inconsciente a una latente tristeza. Mil veces más me gustan sus colores rojos azules lilas o amarillos... delante de ellos me enredan pensamientos, reflexiones o sensaciones más positivas.
besinos

Anónimo dijo...

Es el Museo de Rothko, no?... quisiera estar ahi.