Temas

Nacimiento impresionista corolario

El cuadro se titula La adoración de los pastores (1613) y es uno de los últimos cuadros pintados durante la Contrareforma por Domenicos Theotocopoulos, conocido como El Greco.
La escena contiene 2 zonas superpuestas, uniendo las atmósferas celestial y terrenal. El fondo negro da una perspectiva sin profundidad, (aunque tras la Virgen se vislumbre arquitectura abovedada). El Niño, es el foco de luz (como ocurre en la pintura veneciana). Las figuras son gigantescas, alargadas, etéreas... Junto al pastor que está de pié hay una mancha blanca (una especie de cordero Agnus Dei). Pinceladas sueltas y saltos de unidad espacial, confieren la vanguardia del siglo XVI, que se denominó Manierismo.
Estos últimos cuadros del Greco influyeron fuertemente a finales del siglo XIX en los movimientos impresionistas y en el XX a los surrealistas.

Curiosidad: el Greco pintó este cuadro para su futura sepultura (curiosa temática para dicho lugar, pero si uno reflexiona percibe la coherencia, sobre todo si el pastor arrodillado supone un autoretrato).

Hoy en día el cuadro se puede ver en el Museo del Prado (Madrid) y la sepultura del Greco en la iglesia Sto. Domingo el Antiguo (Toledo).